Autoconfianza: 11 pasos para aumentarla

Coaching Personalizado para Emprendedoras

Como emprendedores necesitamos tener confianza en nosotros mismos para sacar adelante nuestros proyectos. Trabajar la autoconfianza es un punto clave a la hora de emprender.

Hoy comparto contigo 11 pasos que me han ayudado personalmente a ganar más confianza en mí misma y poder seguir adelante en los momentos más bajos. También puedes encontrar la versión mega-comprimida en Instagram 😀

¡Vamos al lío!

1. Crea pensamientos positivos

Autoconfianza Crea pensamientos positivos

Parece fácil ¿verdad?. Pues no es tan fácil como se ve, y seguro que tú me darás la razón. Es fácil tener pensamientos positivos cuando estás súper motivado y quieres comenzar un proyecto o algo nuevo. Estás en tu pico más alto y vas a por todas. Pero conforme pasa el tiempo y todo comienza a ir más lento y sobretodo, cuando no conseguimos lo que esperábamos rápidamente, los pensamientos positivos comienzan a hacer bomba de humo…

Lo peor no es eso, sino que las dudas, excusas y creencias limitantes, que habían estado escondidas en las sombras, deciden que es el mejor momento para entrar sin avisar y hacerse con tu cabeza. ¡Pues no les vamos a dejar!

Acción:

  • Cuando sientas que tienes más dudas y pensamientos negativos que positivos comienza por escribir en un papel todo aquello que querías conseguir cuando estabas súper eufórico.
  • Si hay alguna frase en negativo o neutral, transfórmala a lo positivo.

Ejemplo: Cuando comencé el proyecto sabía que podría, ahora no estoy seguro.

Lo traducimos a: creo en mi proyecto y en mi y sé que lo voy a sacar adelante.

Cuando tengas una lista de al menos 10 afirmaciones positivas sobre lo que quieres conseguir, déjalas en de tu mesita de noche o pegadas al espejo. Cada mañana y cada noche repite estas frases sintiendo que lo vas a conseguir. Haz varias rondas de repeticiones y poco a poco tu cerebro lo tendrá tan asimilado que las dudas sobre ese pensamiento en concreto serán casi nulas.

2. Evita relaciones tóxicas

evita a persona tóxicas

Esta parte puede llegar a ser algo complicada, pero créeme cuando te digo que es esencial.

Seguramente que habrás escuchado que cada persona es la suma de las 5 personas con las que más tiempo pasa. Para serte sincera, al principio me parecía un poco bobada esta frase, porque tu personalidad no puede ser tan superflua, pero al analizarla me dí cuenta de que era totalmente cierto. No es que no tengas personalidad, si no que las influencias de la gente con la que más tiempo pasas obviamente acaban influenciando de diferentes formas.

He pasado por muchas fases durante mi vida y pensándolo detenidamente, las personas que he tenido a mi alrededor en cada momento me han impactado muchísimo. Muchas de manera muy positiva, pero algunas no tanto. Recuerdo situaciones en las que me juntaba con un grupo de gente que siempre se estaba quejando y criticando a los demás, y sin quererlo yo acabé siendo un poco así también, incluso odiandolo. Hasta que me di cuenta de que juntarme con esas personas no me aportaba nada bueno y que tenía que cortar por lo sano para poder ser yo y encontrar a otras personas que sacarán lo mejor de mi.

Esto pasa mucho, seguro que tienes algún amigo con el que siempre te encuentras más agusto aunque no habléis, con el/la que hagas cosas que con otros no haces… todos aportamos algo a los demás. Lo importante es saber el qué y si es beneficioso o no.

Las relaciones que te mantienen con el autoestima bajo no merecen la pena.

Acción:

Revisa tus grupos de amistades, colegueo, emprendimiento, etc y analiza lo que te aportan. Si ya llevas tiempo dándole vueltas a si deberías seguir viendo a alguien que no te aporta nada, llegó el momento de que vuestros caminos se separen. No te sientas mal por ello, la vida es así, no puedes complacerlos a todos ni al revés. Busca lo que te más te aporta y te hace sentir bien. Sólo tienes una vida así que ¡disfrútala al máximo!

3. Ponte metas y objetivos

ponte metas y objetivos para la autoconfianza

Tanto en el emprendimiento como en la vida, deberíamos fijar siempre metas y objetivos. Ir sin rumbo fijo y dando palos de ciego no te va a llevar muy lejos.

Ponerse objetivos no quiere decir que tengas que llegar hasta esa meta incluso si cambias de opinión o sale otra oportunidad mejor. Para nada, los objetivos te ayudan a llegar a la meta que te pongas en un momento determinado. A mi me gusta ponerme metas a largo y corto plazo, pero creo que son más eficientes a corto plazo porque nunca sabes lo que te va a pasar por el camino.

Te quiero poner un ejemplo real de lo que supone tener un objetivo a largo y plazo y cambiarlo totalmente. Cuando era pequeña, tenía muy claro que quería ser profesora. Ponía a todos mis muñecos en fila en mi habitación y les diseñaba fichas de aprendizaje (luego las rellenaba yo obviamente 😅) y las corregía. Pasé por educación primaria, secundaria y bachillerato y mi meta no cambió. Estudié Magisterio en la Universidad y entonces, el último año llegaron las prácticas… y ¡Pam! la realidad me golpeó en la cara. Me gustaba enseñar y crear unidades didácticas pero no me sentía realizada para nada.

¿Significaba eso que había perdido todos esos años en seguir una meta que al final no era para mi? Para nada. Aprendí muchísimo durante esos años, conocí a gente estupenda y sobretodo me di cuenta que la educación no era para mi, según el sistema actual, y que quería algo más que esperar a las vacaciones constantemente.

Con este ejemplo te quiero contar que ningún objetivo o meta es bueno o malo, y que depende mucho de lo que pases por el camino. Al llegar puedes darte cuenta de que era lo que realmente siempre habías querido hacer o no. Y si es que no, habrás aprendido por el camino y te habrás dado cuenta no sólo de lo que no quieres hacer si no de lo que realmente buscas.

Acción:

Crea una meta a la que quieras llegar en un año, dos y tres.
Identifica los objetivos a corto y largo plazo que te ayudarán a llegar a cada meta. Estos pueden ser semanales, mensuales e incluso anuales. Cuanto más específicos los hagas más sencillo te será seguir el plan y ser constante.

4. Aprende de tus errores

aprende de tus errores

En este no hace falta que me extienda mucho ¿no? Los errores o fracasos han tenido siempre una connotación más negativa de lo que se merecen. Fracasar no es de perdedores, no tiene porque darnos vergüenza, es parte del proceso y es donde más aprendemos.

Acción:

Cuando un objetivo no se cumpla y pienses que has cometido errores analiza lo que ha ido mal y qué se podría haber hecho de otra forma para obtener resultados diferentes.

Recuerda que todo en esta vida lo aprendemos a través del método de prueba y error. Te caes y te levantas, a la próxima evitarás esa piedra que te hizo tropezar y así con todo.

Errar es de sabios my friends.

5. Busca el lado bueno de las cosas

Busca el lado bueno de las cosas​

Esta pauta me costó pero creo que he conseguido aplicarla bastante bien a mi día a día. Puedo decirte que hace tiempo me ahogaba en un vaso de agua. Todo era complicado, todo era un mundo… pero dí un giro a mi vida y cambié mi perspectiva. Ahora cuando algo malo ocurre, o algo que no me parece que es estupendo, pienso en el lado positivo e intento quedarme con ello. De nuevo, aprendizaje.

Acción:

Analiza la situación, seguro que hay algo positivo con lo que quedarse.

6. Recuerda que no eres lo que te sucede sino lo que haces de ello

autoconfianza Recuerda que no eres lo que te sucede sino lo que haces de ello

Este apartado va de la mano con el anterior. Sentir pena de uno mismo por las cosas que nos pasan es un mecanismo de defensa, pero recuerda que siempre tienes la opción de sacar lo bueno y quedarte con eso para seguir adelante. No eres todas las cosas malas o buenas que te han pasado por “x” circunstancias, eres lo que haces con esas circunstancias.

Siempre hay una opción.

Acción:

Esta acción es algo parecida a la anterior pero con un paso más allá. Además de buscar el lado positivo, piensa en lo que ese evento, circunstancia o suceso puede ayudarte a superar. La adversidad nos hace más fuertes y aunque a nadie le gusta sufrir, todos hemos tenido nuestros momentos bajos, está en nosotros elegir si nos hunden o nos ayudan a brillar.

7. Rodéate de gente que te entiende y te motiva

Recuerda que no eres lo que te sucede sino lo que haces de ello

¿Te acuerdas del paso número dos? si, ese de excluir a la gente tóxica de tu vida. Pues este paso es su continuación.

Encuentra a gente que te motive, que te inspire a ser mejor y que comparta tus valores o visión de vida. No todos tienen que estar de acuerdo al 100% y eso es perfecto porque aprendemos todos de todos.

Acción:

Queda más con esa gente con la que siempre te sientes bien.
Si necesitas encontrar a más gente así, comienza por apuntarte a eventos de cosas que te gustan. Prueba con actividades nuevas y poco a poco tu círculo se irá expandiendo.

8. Pasa más tiempo haciendo lo que te gusta

Esta parte me encanta. Pasamos tanto tiempo haciendo lo que tenemos que hacer que se nos olvida dedicar parte de nuestro tiempo libre a lo que realmente queremos hacer.

Acción:

Lee, pinta, canta, baila, juega a videojuegos… haz lo que te gusta sin pensar en el que dirán, en si estás desaprovechando el día… Te mereces hacer lo que te gusta y siempre es importante descansar y reconectar con uno mismo.

9. Sé consciente de tus emociones

Sé consciente de tus emociones​

Otro punto muy importante para mejorar nuestra confianza es ser muy conscientes de cómo nos sentimos en cada momento. Habrá días en los que estemos super alegres y contentos, otros en los que estaremos más neutrales e incluso algo decaídos. Esto es totalmente normal, no siempre podemos estar en el pico más alto, y no debemos de quedarnos en el pico más bajo tampoco.

Ser consciente de cómo nos sentimos y actuar en consecuencia nos ayudará a conocernos mejor y a sentirnos mejor con nosotros mismos porque sabemos como actuar con nuestras emociones.

Acción:

Crea una lista de las emociones que sueles sentir en tu día a día con una clave para salir de ese estado o utilizarlo para tu beneficio.

Por ejemplo: si te encuentras feliz analiza el porqué y cómo recuperar esa emoción para cuando la necesites. Si estás agotado ten en cuenta que necesitas tiempo para descansar y reconectar.

10. Ayuda a los demás

mejora tu autoconfianza ayudando a los demás

Para mi esto es algo esencial para sentirme realizada, pero que le voy a hacer soy un eneatipo 2…

Creo que estamos en un momento en el que por suerte las cosas están cambiando para bien, pero hace unos años el ego reinaba allá donde pisases. Las redes sociales han hecho crecer nuestro ego muchísimo y se nos ha olvidado un poco lo que sucede a nuestro alrededor.

Con esto no quiero decir que vivas para ayudar, pero sí que es importante tener en cuenta a la gente que nos rodea y poder ayudar en lo que podemos.

Acción:

Sal de tu ego de vez en cuando para prestar atención a lo que ocurre a tu alrededor y si puedes ser de ayuda para alguien.

11. Usa las redes sociales para socializar, motivarte e inspirarte, no compararte

usa las redes sociales para inspirarte

Como decía un poco más arriba la llegada de las redes sociales y los likes nos han hecho bastante ególatras, pero también nos ha hecho que nos comparemos con gente que ni siquiera existe. Lo que se comparte en Instagram, todo ese postureo, no es real.

Enseñamos lo que queremos, y solemos elegir lo bueno ante lo malo para que la gente crea que nuestra vida es de cuento de hadas y que tenemos todo lo que siempre hemos soñado. Eso no es más que un espejismo y NO debes compararte con el muro de Instagram de otra persona.

Por suerte, esto está cambiando poco a poco y cada vez más veo a gente real en estas redes compartiendo tanto lo bueno como lo no tan bueno. Esa gente debería inspirarte, no te compares.

Como emprendedores también tendemos a comparar el éxito de cada uno según el muro, número de likes y seguidores. pero lo que tienes que tener en cuenta es que cada persona empezó su viaje en un momento diferente y seguramente la persona con la que te estás comparando comenzó como tú y tras dedicación, prueba y error ha conseguido llegar hasta donde está hoy. De nuevo, utilizarlo como motivación, busca sus primeros posts, mira su evolución y aprende de lo que le funciona.

Acción:

Cuando veas un perfil que te llama la atención y que te gustaría que fueras tú míralo sin recelo. Aprende todo lo que puedas de ese perfil, cómo empezó, su evolución, sus logros, sus errores. Úsalo para tu beneficio no para machacarte.

Hasta aquí hemos llegado con el post de hoy. Se me ha ido un poco de las manos y he llegado a más de 2.000 palabras… es lo que tiene que te guste escribir 😀

Espero que estos pasos para ganar autoconfianza te ayuden y de ser así me encantaría que compartieras este post o me dejaras un comentario diciéndome cuáles has usado.

Nos leemos en el siguiente post.

¡Buen día emprendedores!

Irene Gallardo Firma blog y email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *